Home

palm-35884_640

Todo ser humano posee hábitos para realizar cualquier acción, sea cual sea la actividad que va a desarrollar, por ejemplo: el hábito de prepararse para ir al trabajo, el hábito de desayunar, almorzar y cenar, el hábito de ir de compras, etc., así como estos, existen muchos hábitos que el individuo necesita hacer y tiene que hacer. Pero, ¿Qué hay del hábito para llegar a la excelencia? ¿Qué necesitas para conseguirlo? Te adelanto que no tienes que ir muy lejos, está en ti. Es tu actitud.

Debes tomar conciencia de cómo haces el trabajo o cómo lo vas a hacer, ya que ésta es la clave para realizar tu labor con mucho esmero e ir creando el hábito para ser excelente en cada momento.

Cuando un trabajador en su entorno laboral posee hábitos excelentes de trabajo, crea un patrón que solo es visto por aquel que desea llegar a la excelencia, no para parecerse a esa persona, sino para aprender cómo ésta persona cumple con sus metas.

Ahora bien, hay que tener en cuenta lo siguiente, que todo es cuestión de actitud. Para poder tener un hábito de excelencia, debes de proponértelo día a día, mejorar cada día, vencer tus propios retos, y con el tiempo, cuando menos lo esperas, verás resultados positivos y los demás serán testigos de tus logros.

Cuando tienes en mente hábitos para hacer un buen trabajo, la mente se activa para buscar las herramientas y las habilidades necesarias para el buen desempeño, y cuando tienes un nuevo reto o un nuevo proyecto, la mente vuelve a buscar esas habilidades u otras habilidades que va a requerir ese nuevo desafío. Pero esto ha de suceder con el compromiso y la responsabilidad de cada individuo. De esta manera se alcanza la excelencia.

tick-31173__180

Cuando tienes el hábito de preparar y planificar cualquier proyecto que se te ha encomendado, eso te lleva a la excelencia.

Cuando tienes el hábito de llegar temprano a tu trabajo y buscas todas las herramientas para que al momento de necesitarlo estén disponibles y puedas eficientizar tu labor (Just in Time), eso te lleva a la excelencia.

Cuando te apasionas y te entregas por completo para dar lo mejor, eso te lleva a la excelencia.

Cuando preparas a otros para que realicen su trabajo con ética y responsabilidad, no te lleva a la excelencia en ese sentido, pero sí les dejas el camino directo para que lo consigan. Con esta acción contribuyes en sus logros, y en lo personal sientes esa satisfacción por haber colaborado.

Estas y otras formas son necesarias para llegar a la excelencia que te va a llevar a lograr tus objetivos en sentido general.

Tú tienes todas las posibilidades para llegar a la excelencia, y de enseñar a otros a ser excelentes. No malgastes el tiempo haciendo el trabajo medalaganariamente. Que tu motivación y pasión por realizar tu trabajo con esmero y persistencia, sea la base para ser excelente en cada momento de tu vida.

qualification-692092_640

Recuerda: trata de ser perfeccionista pero no al extremo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s