Home

speakers

Para muchos el trabajo es lo más difícil, lo más incómodo, lo peor que se ha inventado; mientras que para otros es un progreso, es la forma en que el ser humano se puede ganar la vida y es también un desarrollo. Pero trabajar por trabajar no existe, debe haber una razón para hacerlo o no, un motivo, una justificación.  Es por esto que en este artículo nos detendremos en la elegancia para realizar el trabajo, y es el talento.

El trabajo se define como el conjunto de actividades realizadas, es el esfuerzo (físico o mental) realizado por las personas, con el objetivo de alcanzar una meta, la producción de bienes y servicios para atender las necesidades humanas.

El trabajo no es un concepto nuevo, moderno del siglo XXI, es un verbo que desde Adán y Eva se vio por primera vez, cuando el señor nuestro Dios le dijo a Adán: Con fatiga sacarás de la tierra el alimento por todos los días de tu vida. Gen 3, 17. Como pueden ver, desde ese entonces ya se comienza a instituir el trabajo que hasta el día de hoy todavía se sigue usando.

Saliendo ya de aquel tiempo, el trabajo comienza a diversificarse y desde ella, pues el ser humano se da cuenta que puede obtener muchas capacidades para la ejecución de la misma, y una de ellas es el talento, ésta depende directamente de nosotros mismos.

qualification

El talento no se va, pero tampoco se aleja, el talento siempre está ahí, junto a cada ser humano, lo que sucede es que cuando dejamos de creer en nosotros mismos, pensamos que no la tenemos, y es ahí cuando sentimos que nuestra capacidad está debilitada y que no merecemos lo poco o mucho que hemos logrado.

No todo lo que genera una recompensa inmediata es un talento, eso es lo que hace que nos alejemos de conectarnos con nuestro verdadero talento.

Puede que nuestro talento lo usemos poco como también nunca lo usemos, pero siempre está disponible para usar en cualquier proyecto o trabajo que vayamos a emprender.

Contar con el privilegio del talento es una gracia que nace con cada individuo, y que se activa cuando tenemos el valor y la determinación de hacer con fuerza y dirección nuestro trabajo. Con esto se verán los resultados y los demás verán tus logros.

Hay que comenzar a enfocarnos, a mirar hacia el horizonte, a ser visionarios y a tener en cuenta que el trabajo dignifica al hombre, que el trabajo es instituido por Dios, lo cual no podemos apartarnos de él. Tenemos que trabajar si queremos triunfar y asumir ese reto, un reto que nos transforma y eleva a otro nivel de capacidad, logros, bienestar que adorna nuestro talento.

No esperes momentos propicios o mejores tiempos para iniciar tu propio recorrido, desde donde estés, en ese preciso momento y con tu talento es posible dar el primer paso.

guitar

Pon tus talentos a producir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s